Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
SharePoint

Servicio Geológico Colombiano

100 años - conocimiento geocientifico 1916 - 2016
Ministerio de Minas y EnergiaTodos por un nuevo país
Skip Navigation Linksexhibicion-de-minerales
Seleccione su búsqueda
miig

​​Fósil de Miocochilius, exhibido en el Museo Geológico JRG

 Exhibición de Minerales

¡No concibo la vida sin los minerales!
Cinco buenas razones

Me hablaron tanto del Museo Geológico que decidí visitarlo con mis amigos. Aunque me encantaron los fósiles y las rocas, me impactó descubrir la gran importancia que tienen los minerales. ¡Sin ellos la vida como la conocemos no sería posible! hay algunos casos trascendentales y otros curiosos. Miren por qué...


La halita le pone gracia a la vida


Sin la halita el mundo sería un lugar desabrido y soso... No me imagino un buen ajiaco en su ausencia, ¿qué sentido tendrían unas alcaparras que no saben a nada?

Halita es el nombre del mineral de la sal, indispensable para potenciar el sabor de buena parte de los alimentos. ¿Cómo sería la experiencia de degustar tu plato favorito si no existiera la sal?

Nemocón y Zipaquirá son dos de los yacimientos más importantes de este mineral; estos tienen su origen en el Cretácico, cuando el territorio nacional estuvo cubierto por el mar. Al irse evaporando el agua, los cristales de sal fueron quedando en el fondo y, luego, fueron cubiertos por sedimentos; sin embargo, gracias a la dinámica del subsuelo y tras el paso de millones de años el mineral quedó expuesto en la superficie.

En el Museo podrás observar grandes cristales de sal que se ven como cubos cristalinos; el guía te contará el porqué de su forma geométrica.



El mineral que soporta el peso de la civilización

Sin este mineral, prácticamente, no podríamos construir casas de más de un piso, mucho menos edificios y puentes. Ha sido tan importante que, incluso, un periodo de la historia lleva su nombre... Estoy hablándoles del hierro.

El metal de hierro es muy fuerte, a partir de él se hacen combinaciones con otros elementos, como el carbono, para producir acero, ambos son indispensables en la construcción; así que podría decirse que el hierro y el acero soportan buena parte del peso de nuestra civilización.

La lista de cosas hechas con hierro o con acero es variopinta e interminable, están por ejemplo: puntillas, vigas, ollas, sartenes, cubiertos, elementos quirúrgicos, aviones, automóviles, máquinas, herramientas, los cascos de los grandes buques... en fin.

Este mineral, que se obtiene de una roca llamada hematita, es uno de los minerales más comunes en nuestro planeta y, de hecho, el centro de la Tierra está hecho de hierro y níquel.

Podrás interactuar con la hematita en la zona "Toca y aprende" del Museo.  



Fluorescencia viene de fluorita

Iba fascinada viendo las formas y colores de las rocas y los minerales del Museo cuando de repente me sorprendió una vitrina con rocas que emitían luz.

Mi alter ego de súper heroína se alertó: '¡Oh no!.. ¿es criptonita?' Tras acercarme, curiosa, descubrí que realmente era fluorita. Este mineral, que emite una luz morada brillante bajo la luz ultravioleta, es de donde se obtiene el flúor, el cual tiene importantes usos en la industria.

Del flúor se obtiene el ácido fluorhídrico, una sustancia irritante, corrosiva y tóxica, pero que se usa, junto con otros elementos, en la obtención del aluminio; también se utiliza para preparar el vidrio y el cristal. Por otro lado, el flúor, en dosis muy pequeñas, es usado en la crema dental para prevenir la caries.

No puedes irte del Museo sin observar el sorprendente brillo del flúor bajo la luz ultravioleta.  



Sin este mineral seguiríamos alumbrado a punta de velas

Quizá solo hay algo más traumático que imaginar el mundo sin internet: imaginarlo sin la electricidad (para quienes están pensando en que la ganadora sería el agua, les cuento que está fuera de concurso, ¡sin ella no podríamos vivir!).

La electricidad da lugar a comodidades a las que estamos acostumbrados: en la noche, la luz de los bombillos nos permite movernos sin accidentarnos, estudiar, trabajar; hace funcionar electrodomésticos como la nevera, la lavadora, el televisor, el computador, el celular... Y en todo esto está involucrado un mineral que hace posible que la electricidad alimente el funcionamiento de las cosas: ¡el cobre!

Este mineral es uno de los mejores conductores de electricidad (después de la plata). Entre sus cualidades están: la alta conductividad eléctrica, la ductilidad y la maleabilidad, por lo que es el mineral No. 1 para fabricar cables eléctricos y componentes eléctricos y electrónicos.

En el Museo podrás ver, tocar y oler la malaquita, mena (roca de donde se obtiene un mineral) del cobre. Curiosamente no tiene color cobrizo, sino verde, averigua por qué.



Útil para llevar la gaseosa, tapar el yogurt, construir puertas...

Combina resistencia, ligereza y maleabilidad. Gracias a este mineral fue posible almacenar y transportar bebidas carbonatadas (como las gaseosas) y otras, como la cerveza, bajo condiciones insuperables: protegidas de la luz, por largos periodos de tiempo, sin que entre el oxígeno, con un peso bajo, sin romperse y sin ocupar mucho espacio. Estoy hablando de las latas de aluminio.

Si miras a tu alrededor verás la enorme cantidad de objetos hechos con este mineral: lámparas, sillas, puertas, mesas, ventanas... También están el papel aluminio, que hace parte de la tapa de los yogures y de los medicamentos. Este es un metal muy usado porque sus características lo hacen muy competente; por ejemplo, es muy ligero, pesa mucho menos que el cobre y el acero, y es resistente a la corrosión, por ejemplo, al agua de mar. Además es posible reciclarlo completamente y de manera indefinida sin que pierda sus cualidades.

La bauxita es la mena del aluminio. En el Museo podrás ver una de estas, proveniente de Bolívar, Valle del Cauca.