Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
SharePoint

Servicio Geológico Colombiano

100 años - conocimiento geocientifico 1916 - 2016
Ministerio de Minas y EnergiaTodos por un nuevo país
Skip Navigation Linksmapa-de-amanaza
Seleccione su búsqueda
miig

​​​Tomado del banco de imágenes del SGC

 Mapa de amanaza

Mapa de amenaza potencial volcán Cerro Bravo


Amenaza por piroclastos de caída


Los piroclastos de caída (ceniza y lapilli pumitico) son los productos más comunes en la actividad del Cerro Bravo. El registro geológico muestra que generalmente ellos son el resultado de erupciones mayores, de tipo pliniano, que han generado también, flujos piroclásticos. Actividad futura del volcán producirá, de nuevo, piroclastos de caída ya sea como productos únicos de la erupción, o generados al mismo tiempo o en la misma fase eruptiva  que dé lugar a otro tipo de productos.

La zonificación de la amenaza por este tipo de productos, se elaboró con base en los mapas de isópacas e isópletas de los principales niveles plinianos reconocidos en el área.

Los proyectiles balísticos representados por bombas corteza de pan, se encuentran en un área más limitada alrededor del volcán, de aproximadamente 3Km de radio a partir de los cráteres. Sin embargo, fragmentos de pómez de hasta 7cm de diámetro, asociados al nivel pliniano de caída 10, se encuentran hasta 12Km de distancia del volcán, lo que da una idea de la máxima distancia alcanzada por fragmentos proyectados balísticamente. Para la zonificación por este tipo de producto se toma un radio de 8 Km, a partir del cráter, para la amenaza alta, que corresponde a la distancia promedio en que se ha encontrado pómez de 7 cm de diámetro, en la mayoría de niveles plinianos de caída; y amenaza media , hasta 12km de radio a partir de la fuente, teniendo como base el nivel pliniano 10, que representa el máximo evento de este tipo, pero que tendría una posibilidad menor de producirse en una futura erupción.

La zonificación de la amenaza por piroclastos de caída se realizó teniendo en cuenta las características de los niveles plinianos de caída, particularmente aquellas de la erupción que dio origen al nivel pliniano CB3(Nivel 30), que representa el mayor evento de caída del volcán Cerro Bravo.

La zona de amenaza alta se toma hasta una distancia de 14Km, a partir del cráter, con dirección preferencial sur-suroeste, donde se han encontrado espesores de 20cm; en una erupción futura puede acumularse espesores entre 20cm y 400cm, de material piroclástico, en menos de dos horas.

La zona de amenaza media comprende un área hasta 18Km, en dirección sur-suroeste, que puede ser afectada por espesores entre 20cm y 10cm, de productos de caída, emitidos en medio de dos horas.

La zona de amenaza baja comprende el área que puede ser afectada por espesores menores a 10cm, acumulados en menos de dos horas; este material puede ser removido fácilmente, impidiendo su acumulación, que puede provocar colapsamiento de techos.


Amenaza por flujos piroclasticos

Los flujos piroclasticos generados por el Cerro Bravo, son flujos de ceniza y pómez, de los cuales se han reconocido al menos nueve eventos, flujos de ceniza y bloques, de los que se tiene registro geológico de tres. Se han observado a distancias del volcán que varían entre 6 y 18Km, dependiendo de la magnitud de la erupción que los produjo.

Estos dos tipos de flujo tienen grandes posibilidades de producirse en una erupción futura, tanto independientemente como en un mismo evento eruptivo; esta situación se ha observado en erupciones contemporáneas e históricas como la de Santa Helena en 1980 (Tilling ,1985), Montaña Pelée en 1902 (Bourdier et al., 1989) y el mismo Cerro Bravo, ya que se han detectado flujos de ceniza y bloques que pasan, de una manera transicional, a flujos de ceniza y pómez en las últimas fases de la erupción.


Amenaza por formación de domos

La formación de domos, en el volcán Cerro Bravo, es común como lo demuestra su historia geológica.

Una nueva formación de domos, en el Cerro Bravo, sería posible en un episodio eruptivo que implique, primero, la destrucción de los domos actuales y luego el ascenso del magma nuevo, viscoso, que permita el emplazamiento de domos. Otra posibilidad, algo remota, es que los domos se emplacen  en la primera caldera.

Amenaza por flujos de lava

Los flujos de lava, en Cerro Bravo, generalmente son muy viscosos y de corta longitud. Por otra parte, el estado actual del volcán indica que si éstas llegan a presentarse, en una erupción futura, sería como producto final de una fase eruptiva que dé lugar a otro tipo de depósitos, como flujos piroclásticos. La formación de lavas, como producto único de una erupción, es muy poco probable.

Amenaza por flujos de lodo

Registro geológico de flujos de lodo, en las partes altas del volcán no fue observado; sin embargo no se puede descartar que ellos se hayan producido en el pasado, aún en épocas históricas.

Flujos de lodo secundarios se presentarían en caso de fuertes lluvias en el momento o después de una erupción; el agua tendería a mezclarse con el material piroclástico suelto, que se encuentra alrededor del volcán y el proveniente de la erupción misma.


Memoria explicativa completa