Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
SharePoint

Skip Navigation LinksBernardo-Pulgarin
Desierto La Tatacoa
Seleccione su búsqueda
miig

​​​​​​​​​​​​

 Bernardo Pulgarín



Bernardo Pulgarín,   un vulcanólogo que dejó huella en el SGC

A finales de abril de 2023, este geólogo y vulcanólogo que lideró el grupo de Geología de Volcanes del SGC por más de 15 años, se despidió de la entidad después de 35 años de trabajo. Agradecemos la devoción y el empeño con los que enfrentó cada uno de los retos laborales, así como la generosidad con la que compartió sus experiencias con los profesionales que se formaron a su lado. Aquí su historia​​.


Laguna La Sombra, sector norte cercano del Complejo volcánico Las Ánimas (límite entre Cauca y Nariño). Septiembre de 2022

 Laguna La Sombra, sector norte cercano del Complejo volcánico Las Ánimas (límite entre Cauca y Nariño). Septiembre de 2022.


Era 1987 cuando Bernardo Pulgarín, geólogo recién graduado de la Universidad Nacional en Medellín, apareció sin cita previa en la portería del hoy Observatorio Vulcanológico y Sismológico de Popayán-OVSPop entonces sede del Ingeominas, hoy del Servicio Geológico Colombiano para preguntar por el director de la época, Abigail Orrego. Su intención era presentarse, entregar su hoja de vida y pedir que lo tuvieran en cuenta para algún proceso futuro de selección de personal.


Minutos más tarde, como producto de la suerte de estar a la hora adecuada y en el lugar correcto, ya estaba sentado en la oficina de Orrego, respondiéndole preguntas sobre la tesis distinguida que hizo en el pregrado junto a su compañera Luz Myriam López (la cartografía geológica y origen de los minerales de una mina de oro en el municipio de Andes, Antioquia) y contándole que, luego de cuatro meses de trabajar la identificación y caracterización de fuentes de materiales para construcción de carreteras del Plan Vial del Cauca, estaba a punto de regresar a Medellín.


Frente a esto, el director se ofreció a guiarle en un recorrido por las instalaciones y a ponerle en contacto con la persona idónea. “Me llevó donde Armando Espinosa, jefe de la división técnica. Él empezó a preguntarme por mi tesis y terminó entrevistándome, y me dijo que me tendría en cuenta en una próxima convocatoria”, recuerda Bernardo, con un marcado acento paisa que nunca amainó, pese a vivir lejos de su ciudad por tanto tiempo.


Con los esfuerzos y las conexiones hechas, Bernardo regresó a Medellín esperanzado en hacer una vida en Popayán, en donde hacía más de un año residía su novia, Adriana Agudelo, también geóloga, quien para entonces era profesora de la Fundación Universitaria de Popayán (con el tiempo ella también terminaría trabajando en el SGC, donde hoy es una de las funcionarias con mayor trayectoria en el OVSPop).


No pasó más de una semana para que Bernardo volviera a oír del Ingeominas: lo llamaron para decirle que lo esperaban en la capital del Cauca para empezar a trabajar inmediatamente como contratista (posteriormente se vinculó como funcionario). “Tuve que pedir un par de días más para empacar las cosas que tenía en Medellín, pero así empezó mi historia en el SGC”, dijo a mediados de febrero de 2023, mientras contaba los días para que esa misma historia que construyó con la disciplina de un deportista tuviera su desenlace por cuenta de la jubilación.


El pasado, presente y futuro de un gran vulcanólogo


​​

Mirar atrás no le genera nostalgia. Es lo que se percibe cuando habla de lo preparado que está para su retiro. Ya no quiere robarse horas de sueño para hacer deporte, recibir llamadas a cualquier hora para atender emergencias relacionadas con geoamenazas ni sentarse al frente de un computador sin saber a qué hora va a poder levantarse. Tampoco quiere más trabajos de campo que lo mantengan lejos de su casa ni jornadas infinitas para escribir reportes y artículos científicos. Y no porque no haya disfrutado de todo esto en su momento, sino porque está listo para el descanso.


Quiere fines de semana libres, paseos improvisados, momentos de contemplación y sesiones de estudio de distintos temas que “le llenan el alma”. Y ante todo quiere tiempo de calidad con su esposa, Adriana, y su hija, Laura. En el fondo, aunque dice que quiere una pausa, da la impresión de que busca todo lo contrario: hacer, hacer y hacer. Lo que no pudo, lo que postergó, lo que guardó en la lista de los deseos por tanto tiempo. 


“Quiero, por ejemplo, poder trasnochar viendo una película sin pensar en que debo madrugar al día siguiente”, dice, ratificando que sus anhelos son simples, pero son la clase de anhelos que alimentan el espíritu. Por eso, a partir del día en el que termine sus labores en el SGC los afanes serán cosa del pasado. Sin embargo, lo que sí seguirá siendo parte de su presente es el orgullo por haber hecho parte de esta entidad en la que, durante 35 años de devoción y constancia, dejó un legado para otras generaciones de geólogos y vulcanólogos. 


Y no lo dice él, por supuesto, porque su pudor frente al reconocimiento es tanto que pidió publicar este artículo después de su retiro para no tener que lidiar con la exposición pública. Son otros los que destacan su trayectoria, empezando por los colegas del grupo de Geología de Volcanes, el cual lideró por más de 15 años, y por su esposa Adriana.


“Conocí a Bernardo desde el primer semestre de la universidad y siempre admiré su responsabilidad y disciplina, además de su sentido del humor…”, dice orgullosa de lo que él construyó con tanto esfuerzo, “siempre hizo su trabajo con toda la rigurosidad y se preocupó por compartir su conocimiento. Con su liderazgo, hizo grandes aportes a la vulcanología dentro y fuera del SGC”.


Así lo asegura también Andrés Narváez, geógrafo contratista del SGC, quien afirma que muchos volcanes del país, entre ellos el Nevado del Huila, Sotará, Nevado del Ruiz, Doña Juana, Paramillo de Santa Rosa, Galeras, cuentan con mapas de cartografía geológica gracias a Bernardo. Estos productos, dice, son grandes aportes para el avance del conocimiento geovulanológico, así como para mejorar la toma de decisiones frente al riesgo y el ordenamiento del territorio en el país.


“Trabajar con Bernardo ha sido de las mejores experiencias de mi vida. Despertó en mí un poco más de amor por la montaña, por el territorio, por lo que hago. Este trabajo con volcanes requiere de mucha pasión, de mucha dedicación para entender lo que nos muestran las ciencias de la tierra. Para mí y muchos de mis compañeros fue un privilegio hacer parte de la escuela de vulcanólogos que él construyó. Sentimos que Bernardo llenó muchos vacíos que no llenaron los libros ni la academia”.


Lo que nunca olvidará…


En el paso de Bernardo por el SGC se pueden recapitular episodios de todo tipo: mágicos, aventureros, peligrosos, cómicos y dramáticos. Un sobrevuelo en una avioneta acrobática por el mítico monte Santa Elena (estado de Washington, EE.UU), mientras hacía un curso de atención a emergencias volcánicas en convenio con el Servicio Geológico de Estados Unidos, y una noche durmiendo, por necesidad, en una cavidad fumarólica en el cráter del volcán Cumbal, con un equipo liderado por Marta Calvache, son algunos de los momentos más bonitos que recuerda.


También tiene fijadas en la memoria experiencias como su primer recorrido por la Cadena Volcánica de los Coconucos, en la cordillera Central, junto a la vulcanóloga María Luisa Monsalve, en el que pudo pasar noches admirando la Vía Láctea y ser testigo de cómo la nieve cubría toda la cadena; su estadía en México para cursar una maestría en Ciencias con especialidad en Vulcanología, con la que ganó la medalla al mérito académico otorgado por la Universidad Nacional Autónoma de ​​México; y los viajes a Japón, Alemania y​





​​​

Estados Unidos (Hawai y Washington) para realizar distintos estudios y capacitaciones y, al tiempo, recorrer volcanes emblemáticos.


​ Bernardo Pulgarín, en compañ​ía de  ingenieros tutores, en las oficinas del SABO Technical Centre (Tokio, Japón, donde realizó p

Bernardo Pulgarín, en compañ​ía de  ingenieros tutores, en las oficinas del SABO Technical Centre (Tokio, Japón, donde realizó pasantía de Ingeniería volcánica mediante la beca JICA. Septiembre de 1992.



Sin embargo, también tiene memorias con tintes de tragedia: estaba en una visita en el volcán Galeras, participando en un evento internacional de vulcanología, cuando este erupcionó en 1993. Al escuchar el sonido aterrador del evento, el cual describe como el aterrizaje de dos jets, supo que estaba presenciando un capítulo doloroso y angustioso de su propia existencia. 


Hacía pocos minutos se había alejado del cráter con el grupo que le asignaron, encabezado por Marta Calvache, y pensó rápidamente en que muchos de sus compañeros seguían allí. Al final de la jornada, que marcó un momento histórico para la vulcanología mundial, fallecieron nueve personas, entre ellas varios geocientíficos colombianos y extranjeros.


Durante los minutos angustiantes en los que trataba de salir de allí, pensaba desesperadamente en Adriana, quien estaba en estado avanzado de embarazo. “Mi familia llamaba desde Medellín queriendo saber si yo estaba bien, y ella les respondía que no sabía nada, mientras pensaba: ‘no sé si en este momento soy viuda’. Eso me impactó muchísimo, y me hizo pensar en los riesgos que corríamos. Esa experiencia fue muy difícil de curar emocionalmente, pero al final nos dejó muchos aprendizajes a los investigadores del país y del mundo”, afirma Bernardo.


Otro de los momentos difíciles que vivió fue el reconocimiento del terreno y el análisis de los fenómenos que se desencadenaron a partir del terremoto de Páez, en junio de 1994. Allí, específicamente en las laderas de la cuenca alta del río Páez, ocurrieron alrededor de 3 mil deslizamientos que, a su vez,  generaron un gran flujo de escombros. Ese evento dejó a más de mil personas muertas y más de 7 mil familias damnificadas.


Te recomendamos leer: El terremoto de Páez: un evento que desencadenó una de las ​grandes tragedias que ha vivido el país


También lo marcaron las erupciones del Nevado del Huila que sucedieron entre 2007 y 2008. Estas generaron enormes flujos de escombros que recorrieron las laderas del volcán y se encaminaron a lo largo del valle del río Páez. En las labores de campo de estos eventos lo acompañó Diego Ibañez, actual coordinador de la Litoteca Nacional del SGC, quien recuerda que mientras trataban de dimensionar los eventos y hacían cálculos y mapeos de los flujos de lodo, casi cae en el río. 


Estaba muy crecido y con mucha turbulencia. Se escuchaba cómo el agua arrastraba las rocas. Yo estaba parado en un talud de aproximadamente 6 m de altura tomando una medida, cuando di un mal paso y me resbalé. Bernardo me alcanzó a sujetar de la mano. Por eso digo que me salvó la vida y siempre le estaré agradecido”. 


Un alma curiosa y alegre


Bernardo nació en Bello, Antioquia, y rápidamente descubrió que estaba conectado con la Tierra. No a través de las geociencias, sino a través de las plantas: aprendió a cultivar hortalizas y flores con admiración por los detalles y, con el paso de los años, ese pasatiempo se le convirtió en la manera más efectiva de conectarse con el presente y exhalar las angustias. Por eso, con su retiro, es casi seguro que de sus manos nacerán cientos de orquídeas, anturios y rosas.


 Bernardo Pulgarín en el Volcán Puracé, en predios de una mina de azufre que no está en explotación actualmente. 1989.

 Bernardo Pulgarín en el Volcán Puracé, en predios de una mina de azufre que no está en explotación actualmente. 1989.



En su niñez y gran parte de la adolescencia sufrió de asma, por lo que no podía hacer deporte. Eso hasta el día en el que cogió una bicicleta y, al borde de un desmayo por la falta de oxígeno, se prometió no parar hasta acabar el recorrido. “En un momento sentí como que boté un tapón y el aire me empezó a entrar. Desde ese día, seguí haciendo deporte y mejorando poco a poco”.


Entrenó natación y taekwondo en los  equipos de la Universidad Nacional, y mientras  esperaba el fin de un paro prolongado en esta Universidad, empezó a estudiar ingeniería metalúrgica en la Universidad de Antioquia, donde también practicó karate. También “se desquitó” del tiempo perdido con los deportes haciendo karate, montando bicicleta, trotando, patinando y subiendo montañas. 


En medio de todo, Bernardo siempre se caracterizó, y aún lo hace, por ser un alma alegre. Así lo cuenta Adriana, quien además menciona que el sentido del humor y el gusto por la trova contribuyen a su magnetismo. Con eso está de acuerdo Diego Ibáñez, quien lo ha acompañado con chistes, cuentos y rimas en reuniones con amigos y colegas: “la alegría, el buen ánimo, el gusto por el deporte y el amor por la música nos hicieron muy cercanos”. 


Esa alegría constante se le suma a la curiosidad inagotable que lo llevó a interesarse por la geología; a hacer una colección de minerales, entre los que se destacan los cuarzos; y a indagar con respeto por las creencias y tradiciones de las comunidades, especialmente indígenas, con las que trabajó por tantos años. Es la que hoy lo tiene entusiasmado por el futuro, por lo que se viene después de que su misión en el SGC le atravesara el alma, la vida y el corazón. 


Hace unas semanas, Bernardo escribió un correo de despedida dirigido a todos los funcionarios del SGC. “Me enorgullece altamente de haber pertenecido a esta gran institución, que indudablemente ha sido un pilar importante, durante más de un siglo, para el desarrollo del conocimiento geocientífico en pro del desarrollo del país y, entre otras, de la gestión del conocimiento de las geoamenazas que lo afectan”. 


Hoy aprovechamos para responderle: Bernardo, ¡el orgullo también es nuestro! Tu nombre y legado seguirán inspirándonos para producir conocimiento sobre los volcanes de nuestro país y proteger la vida de quienes los habitan.  ¡Nuestra gratitud eterna hacia ti!


Más sobre los aportes de Bernardo Pulgarín…


  • ​​​​​ Bernardo lideró la elaboración de los mapas geológicos de los volcanes, Doña Juana, Sotará, Nevado del Ruiz, Paramillo de Santa Rosa y Galeras. Asimismo, participó en la elaboración de los mapas geológicos de los volcanes Puracé, Cadena Volcánica de los Coconucos, Nevado de Santa Isabel y Nevado del Huila. Además, en los mapas de amenaza de los volcanes Nevado de Santa Isabel, Puracé (versión 1), Nevado del Huila y Sotará.

  • ​Los mapas geológicos de los volcanes  elaborados con la participación de Bernardo, han servido para conocer el comportamiento e​ruptivo, caracterizar los depósitos emitidos e identificar las áreas que han sido afectadas por estos en el pasado. Esta información es un insumo básico inicial para otras áreas del conocimiento, entre ellas, la investigación de la amenaza volcánica.

​​