Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
SharePoint

Servicio Geológico Colombiano

Ministerio de Minas y Energia
Skip Navigation Linksiniciativa
Seleccione su búsqueda
miig

 

 Iniciativa

Iniciativas Geoparques
 
Los Geoparques Mundiales de la Unesco representan territorios con un patrimonio geológico relevante que buscan fomentar el desarrollo sostenible de las comunidades que en ellos habitan y promover actividades en torno al geoturismo y la educación.  El número de estos geoparques ha venido creciendo paulatinamente desde comienzos del siglo XXI, los cuales se encuentran mayormente distribuidos en Europa y Asia del Este. En Latinoamérica el número de Geoparques es muy reducido, sin embargo se espera que con la reciente consolidación de la Red de Geoparques de América Latina y el Caribe (GeoLAC) en 2017 el número de geoparques en estos territorios incremente en los próximos años. 

Teniendo en cuenta lo anterior, y con el objetivo de declarar el primer geoparque en Colombia, actualmente se está llevando a cabo la iniciativa Geoparque Volcánico del Ruiz, con la participación del Servicio Geológico Colombiano (SGC), la gobernación de Caldas y Parques Nacionales Naturales de Colombia. Ese proyecto busca impulsar el desarrollo socioeconómico y sostenible de esta región, a través de la promoción del patrimonio geológico, cultural y natural del territorio.

Proyecto Geoparque Volcánico del Ruiz


El proyecto se localiza en la Cordillera Central de Colombia, incluyendo los departamentos de Caldas, Tolima, Risaralda y Quindío, así como algunas áreas correspondientes al Parque Nacional de los Nevados y varias zonas de reserva forestal. De igual manera lo constituyen varios ecosistemas y pisos térmicos que van desde los 340 msnm hasta los 5.300 msnm con presencia de nieves permanentes. El límite que define el área de la propuesta de geoparque está dado catastralmente por veredas, pertenecientes a los municipios de Manizales, Villamaría, Salento, Pereira, Santa Rosa de Cabal, Herveo, Casabianca, Ibagué, Líbano, Murillo, Armero – Guayabal, Anzoátegui, Santa Isabel, Villahermosa y Lérida, y abarca una extensión de 2.287 km2.






El proyecto Geoparque Volcánico del Ruiz, enmarca la geodinámica de un paisaje labrado por antiguos glaciares y múltiples eventos volcánicos asociados principalmente a los Volcanes Cerro Bravo, Nevado del Ruiz, Nevado de Santa Isabel, Nevado del Tolima y Cerro Machín. Dichos volcanes se localizan entre las cuencas de los ríos Cauca y Magdalena, en la parte más septentrional de la cadena volcánica de la cordillera de los Andes. 

Este grupo de volcanes presentes en el área del Geoparque volcánico del Ruiz, comenzaron su actividad en el Pleistoceno (hace aproximadamente 1.8 millones de años) con la primera actividad relacionada al complejo volcánico Nevado del Ruiz y al Volcán Nevado de Santa Isabel. Junto a estos siguió la aparición de los demás volcanes, Cerro Bravo (hace 50000 años), Nevado del Tolima (hace 14000 años) y Cerro Machín (hace 5100 años). Estas montañas humeantes en conjunto se han relacionado de una u otra forma con el Sistema de Fallas de palestina y se han construido, en su mayoría, sobre el basamento paleozoico de rocas metamórficas del Grupo Cajamarca, así como en rocas más recientes pertenecientes al Cenozoico, como las granodioritas del Stock de Manizales y rocas del Batolito del Bosque. Dichos volcanes han sido clasificados como estratovolcanes, a excepción del Volcán Nevado de Santa Isabel, clasificado como un complejo de domos y el Cerro Machín, como un anillo piroclástico complejo. En cuanto a su litología, es común encontrar depósitos de lavas de composición andesítica y dacítica que en muchos casos se extienden por kilómetros, además de depósitos piroclásticos, flujos de cenizas, escoria y pómez, avalanchas de escombros y la hares provocados por el deshielo de los casquetes glaciares de algunos de los volcanes o la alta pluviosidad del área (Alarcón et al., 2000). 

De igual forma, en el área del proyecto de geoparque, se aprecian rasgos estructurales de relevancia nacional, como la falla geológica de San Jerónimo que pone en contacto estratos del Complejo Cajamarca de origen continental con estratos del Complejo Quebrada Grande de origen oceánico, así como el Sistema de Fallas Villamaría-Termales, con gran influencia en la tectónica de la zona. Asociadas a los sistemas de fallas de la región, existen varias fuentes hidrotermales, frecuentemente utilizadas como destino turístico. Otro rasgo que se destaca en la región es el modelado glaciar, ya que se observan geoformas como valles en U, morrenas y lagunas. Así mismo, se encuentra registrada la pequeña edad de hielo, periodo global de enfriamiento que tuvo lugar entre los siglos XV y XIX. En particular, se han llevado a cabo estudios de cambio climático, con base en el retroceso glaciar, principalmente en el Volcán Santa Isabel y Nevado del Ruiz. 

El Volcán Nevado del Ruiz es el volcán emblemático del geoparque, por ser un referente internacional en estudios de vulcanología y gestión del riesgo, reconocido incluso por otros geoparques volcánicos, cómo el Unzen Volcanic Area UNESCO Global Geopark. Este ha sido clasificado como un volcán compuesto, nombrado Kumanday o Tama, por los Quimbayas; presenta una altura de 5321 msnm, y posee una cubierta glaciar de 9 km2 con 49 m de espesor promedio de hielo (Martínez et al., 2014). 

En el área de influencia se aprecian los diferentes episodios eruptivos del Volcán Nevado del Ruiz, entre ellos los depósitos de lahar asociados a erupciones recientes del 12 de marzo de 1595, el 19 de febrero de 1845 y el 13 de noviembre de 1985 (Martínez et al., 2014)siendo esta última la que generó flujos de lodo (lahares) que arrasaron la población de Armero y afectaron zonas en los municipios de Villamaría y Chinchiná en el departamento de Caldas, con una cifra aproximada de 25000 muertes. El desastre asociado a la erupción del 85 fue catalogado como el segundo más grande de origen volcánico en el siglo XX. La erupción del volcán Nevado del Ruiz partió en dos la vulcanología a nivel mundial, dejando como gran lección el imperativo de cumplir una función social más allá de la ciencia per se y la necesidad de una gestión del riesgo volcánico exitosa en la que la comunidad sea clave, corresponsable y se apropie para su beneficio el conocimiento científico relacionado con estudios geológicos y de monitoreo volcánico que les oriente a tomar las mejores decisiones para salvar su vida y evitar repetir historias tan dolorosas para Colombia y el mundo. 



Uno de los ecosistemas más representativos y frágiles del geoparque es el páramo, unidad ecológica de gran importancia para la regulación de los flujos de agua (Dirección Territorial Andes Occidentales- PNN, 2017).

Entre las especies de flora más representativas está el frailejón en las zonas de superáramos, se destaca el cacho de venado (planta endémica de Colombia), en las zonas de humedales se destacan los colchones de agua y finalmente en el Valle de Cocora, se encuentran grandes extensiones de palma de cera, planta emblemática del país y árbol nacional (Dirección Territorial Andes Occidentales- PNN, 2017).

En lo referente a la fauna, la zona cuenta con una gran cantidad de aves, entre las cuales se destacan: el cóndor andino, que representa el ave voladora no marina más grande del planeta  llegando a alcanzar los 3.3 m; el  águila crestada y el colibrí de páramo o chivito de páramo, endémico de la región y único en el mundo. Entre los mamíferos del Parque se encuentran: la danta de montaña, el venado conejo, el venado cola blanca, el  tigrillo  y el puma. También se registran al menos 20 especies de murciélagos (Dirección Territorial Andes Occidentales- PNN, 2017).



Varios de los municipios incluidos en el proyecto del geoparque Volcánico del Ruiz sufrieron problemas de orden público, los cuales tuvieron mayor incidencia en la región a principios del año 2000. Sin embargo en la actualidad esa situación logró cambiar, debido a que el país se encuentra en un proceso de post-conflicto. Ahora las personas pueden transitar por lugares que antes eran impensables, y así apreciar las bellezas naturales de esta zona montañosa, con diferentes pisos térmicos, abundantes recursos hídricos, flora, fauna y por supuesto lugares de interés geológico, de relevancia nacional como internacional. Por tales motivos, esta zona constituye hoy en día un destino privilegiado y apto para realizar actividades turísticas y didácticas. 

Teniendo en cuenta lo anterior entorno a la situación del post-conflicto, los municipios de esta región ven el turismo como alternativa de desarrollo, por lo tanto surge en ellos la necesidad de conocer mejor el territorio donde habitan y potencializarlo según las dinámicas y demandas en Colombia y en el extranjero. De este modo, la iniciativa del Geoparque Volcánico del Ruiz promueve una gestión del riesgo volcánico, en la que las comunidades locales conozcan y se apropien de su territorio, al ser conscientes de la responsabilidad de proteger su vida y la de los visitantes. Sin duda, el reconocimiento de este geoparque por parte de la UNESCO, ayudará a propiciar muchas oportunidades de negocio y empleo para las comunidades allí asentadas, generando una mejora sustancial en el nivel de vida de sus pobladores.